el motivo por el que uno se calaba los chistes bobos de Cheverisimo.