Actividades tan comunes como intercambiar un beso con la pareja o sencillamente saludar a alguien con un apretón de manos se puede convertir, eventualmente, en pase a padecer una enfermedad de alto riesgo.

Aunque no está necesariamente asociado con la muerte, el Virus de Papiloma Humano (VPH) es una afección que puede favorecer la aparición de otros padecimientos. El cáncer de cuello uterino en mujeres, y el de próstata en hombres, son producto del portar alguno de los tipos de VPH.

Los especialistas aseguran que hay 170 cepas del virus que se pueden transmitir incluso por contacto físico sencillo. De ellas, 37 pueden causar cáncer.

“De los 170 tipos de VPH, sólo 37 son transmitidos por contacto sexual y son precisamente los tipos a los cuales hay que atender con más cuidado”, dijo el ginecólogo aragüeño José Manuel Gananca.

Expresó que el VPH tiende a mantenerse en “silencio” en el cuerpo de los pacientes. Además, algunos de los síntomas pueden aparecer y desaparecer eventualmente, lo cual puede generar confusión y dudas en el infectado.

Resaltó que ya existe una vacuna, desarrollada en España, pero en Venezuela aún su aplicación no está autorizada por las autoridades sanitarias venezolanas.

Gananca recordó que la vacuna no inmuniza 100% al paciente, por lo que recomendó que cada individuo se realice estudios médicos periódicos para tener un mayor control.

“Alrededor del 80% de la población infectada no sabe que tiene algún tipo de VPH. Estas personas siguen teniendo relaciones sexuales sin ningún tipo de protección y eso hace que el virus prolifere”, comentó el galeno.

El especialista indicó que, en el caso de las mujeres, el control ginecológico periódico es indispensable para la prevención de este tipo de afecciones, porque la población femenina es la más vulnerable ante el VPH y, como consecuencia, a algún tipo de lesión en el cérvix.

En comparación a la población femenina, el VPH en hombres tiene pocos índices de contagio en el país.

Prevención como bandera

De acuerdo con la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, cada año se detectan 3.000 casos nuevos de cáncer de cuello uterino en mujeres con edades comprendidas entre 25 y 64 años.

La afección, además de ser la más frecuente, es la primera causa de muerte oncológica en las féminas venezolanas.

Al respecto, Gananca hizo énfasis en que cada individuo es responsable de su salud y la de su pareja. Subrayó la importancia del uso del preservativo y las visitas al médico.

"Lo ideal es que cada mujer, en este caso, acuda al médico dos veces al año como mínimo, para chequearse. En cada consulta con el especialista puede verificarse si hay o no algún problema”.

El especialista también destacó que al tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, el VPH puede causar problemas emocionales en los portadores, especialmente en las mujeres.

Gananca dijo que la infección produce repercusiones sentimentales. “Si una persona que tiene una relación de pareja, está infectada con VPH, probablemente recibirá el rechazo y la recriminación de su compañero, y se generará tensiones en esa relación”.

El ginecólogo agregó que la enfermedad, incluso, puede ocasionar problemas de tipo económico.

“Debido al costo de las consultas ginecológicas y de los tratamientos para la erradicación de las manifestaciones del virus, el paciente se puede sentir presionado”.